FALLECIMIENTO, PARTIDA DE UN SER AMADO


Enseñanzas en audio y artículo al pie de la página.


Serie #40: NUESTRA ESTADÍA ES DE EXTRANJERÍA – Cuando un ser amado llega a su castillo celestial.




#2105LP Nuestra angustia fue su angustia - Is 63:9; He 4.15


#2106LP Nuestra estadía es de extranjería - 2Co 4.16-18; He 11:13-14


#2107LP Mi castillo celestial - 2 Co 5.1; Jn 14:1-3






En Serie #17: DE MIS BRAZOS A SUS BRAZOS 


#2013LP Un mayor milagro - 2 CO 1.3-4 (partida de un bebé)
#2014LP Mi pensamiento en ti persevera - IS 26.3

#2015LP De mis brazos a sus brazos - RO 8.35-39 (partida de un bebé)


Enseñanzas disponibles en MP3


Tribulación - Desfallecimiento


PERPETUAS PROMESAS


Escoja la enseñanza deseada y pulse el botón ">"

 



Publicaciones Perlas Preciosas
www.LasPerseveradoras.org 


CONTAR NUESTROS DÍAS
Por Maritza Edmiston

Nuestro Creador Celestial determinó nuestros días, aun cuando no existía uno solo de ellos (Sal. 139:16). Él sabe el número de nuestros días, mas nosotros lo desconocemos. 


El lunes 7 de abril del 2008, fue un día ilusoriamente cotidiano para nuestra familia. Me levanté, alisté y fui a trabajar como cualquier otro día laboral. Mi esposo Felipe (Phil), aprovechando su día libre atendiendo algunas diligencias: fue al supermercado, al correo, al banco y pasó a recogerme unas flores. A las 2:22 P.M. me llamó para contarme todo lo que había hecho y me dijo que se preparaba para ir a jugar tenis, luego se despidió diciéndome que me amaba. Pasadas un par de horas, por ahí de la 5 P.M. Felipe escuchó: 


Hijo, acabate tu carrera con gozo, el ministerio que recibiste del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24).

Haz peleado la buena batalla, has acabado la carrera, has guardado la fe. Por lo demás, te está guardada la corona de justicia, la cual te dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a ti, sino también a todos los que aman su venida (2 Ti.. 4:7-8). 


¡Así que hijo, ven a casa!


Cuando regresé a casa alrededor de las 5:45 P.M. descubrí que el Santo Soberano lo había llamado a la maravillosa mansión preparada para él (Juan 14:1-6).


Princesa perseveradora y apreciado amigo, cada día es un regalo real, una dádiva divina, consecuentemente, alabe: “Este es el día que hizo Jehová; Nos gozaremos y alegraremos en él” (Sal. 118:24).

Mas asimismo, oremos: Padre Perfecto, Santo Soberano, “enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría” (Salmos 90:12).


Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y oraría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que ésta fuera la última vez que te vería salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y llamaría de nuevo para darte más.


Si supiera que ésta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente.


Si supiera que éstos son los últimos minutos que te veré, diría "te amo" y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.


Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuánto te amo y que nunca te olvidaré.


El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo... un beso. Y que estuviste muy ocupado para concederle a alguien un último deseo.


Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles lo siento, perdóname, por favor, gracias y todas las palabras de amor que conoces. Así, si mañana nunca llega, no tendrás remordimientos por hoy.


El único verdadero viaje de descubrimiento es aquel que se emprende no en busca de paisajes nuevos, sino con ojos nuevos (Autor desconocido).


Princesa perseveradora y apreciado amigo, cada día es un regalo real, una dádiva divina, consecuentemente, alabe: “Este es el día que hizo Jehová; Nos gozaremos y alegraremos en él” (Sal. 118:24).

Mas asimismo, oremos: Padre Perfecto, Santo Soberano, “enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría” (Salmos 90:12).


PUBLICACIONES PERLAS PRECIOSAS
Por Maritza Edmiston – CLCN P49 Y P50
www.LasPerseveradoras.org
www.WomenOfPerseverance.org



¿Qué sucede después de la muerte? por Patrick Zukeran

Distintas perspectivas sobre la muerte
Experiencias cercanas a la muerte
¿Podemos comunicarnos con los muertos?
Un minuto después de la muerte
¿Cómo seremos en el cielo?
¿Qué haremos en el cielo?
http://www.ministeriosprobe.org/docs/despues-muerte.html




Nuestra página, www.LasPerseveradoras.org, puede ser usada como enlace.

Copyright - Todos los derechos reservados por LAS PERSEVERADORAS.
Las reproducciones de todo material escrito de LAS PERSEVERADORAS deben ser en su totalidad, sin alterar o editar el texto; el autor y www.LasPerseveradoras.org deben ser indicados.
Prohibida toda reproducción para la venta. Prohibida la producción o reproducción de los materiales de Las Perseveradoras en AUDIO o VIDEO.