Nuestros Fundadores - Our Founders



Felipe (Phil) (1955-2008), fue el primer Presidente de nuestro ministerio, nació en una piadosa familia creyente en Dayton, Tennessee. Se entregó al Señor Jesucristo a la temprana edad de cuatro años. Él se graduó del Instituto Bíblico Moody.

Maritza, Presidente actual, nació en San José, Costa Rica. Su padre murió cuando tenía 9 años y su mamá tuvo que trabajar arduamente para proveer para ambas.

Aunque era una rebelde y promiscua preadolescente, al ver un programa cristiano de televisión, entregó su vida al Señor. Sin embargo, por falta de guía piadosa se unió a una secta, mas en 1982 el Todopoderoso en su misericordia puso creyentes en su camino que oraron por ella y la motivaron hasta que salió de ésta.

Ellos se conocieron en 1984 en la Iglesia Bautista Internacional de San José, Costa Rica. En ese entonces Maritza estudiaba Administración de Empresas y al mismo tiempo laboraba como Gerente de Personal.  Felipe estudiaba español en el Instituto de Idiomas para posteriormente continuar su plan de vuelo hacia Colombia como piloto misionero con Wycliffe Bible Translators. No obstante, Felipe cambió de ruta y aterrizó momentáneamente para que Maritza abordara su vida, y en 1985 contrajeron matrimonio. Al piloto le cortaron las alas de soltería permanentemente. Luego sirvieron como misioneros en Colombia por varios años, donde el Señor los bendijo con su hijo Jonathan David.

De 1974 al 2006, Felipe fue miembro de la Iglesia Bellevue en Córdova, Tennessee, y Maritza de 1985 al 2006. Actualmente, Maritza asiste a la iglesia  Highpoint Church.


1 Corintios 1:26-31, describe perfectamente el testimonio de Maritza:

“Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,  a fin de que nadie se jacte en su presencia. Mas por Él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.”

El versículo ministerial de Maritza es Apocalipsis 3:7-8:

“Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.”

El versículo personal de Maritza es Filipenses 3:13-14:

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”