Amada amiga, ¡¡¡FORTALEZCA su FE!!! Escuchará las enseñanza al pulsar el título y luego "Or continue to website":



#2131LP En Cristo soy libre del pecado


#2132LP En Cristo soy libre de condenación





Su artículo "¿QUIÉN ES ESTE HOMBRE LLAMADO JESÚS?"

Su folleto "¿POR QUÉ LA CRUZ?"



Publicaciones Perlas Preciosas
www.LasPerseveradoras.org

 

¿QUIÉN CLAVÓ A LA CRUZ
AL CRUCIFICADO CELESTIAL?
Por Maritza Edmiston

Esta pregunta resuena por los siglos. Obviamente nos referimos al Señor Jesucristo, quien de hecho, da respuesta veraz a la misma:

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas [...] Por eso me ama el Padre, porque Yo pongo mi vida, para volverla a tomar.” Escuche la revelación real: “NADIE ME LA QUITA, sino que Yo de Mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre" (Jn 10:11, 17-18).


MAS, ¿POR QUÉ VOLUNTARIAMENTE DIO SU VIDA?

Por amor al Padre Justo y por amor al pecador injusto.

¡POR AMOR AL PADRE JUSTO!

Cristo Jesús, el Unigénito, ama a su Padre, y no busca su propia voluntad, sino la voluntad del Padre Perfecto (Jn 5:30). Él testificó: “Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra” (Jn 4.34).

Aunque el Señor Jesús existía “en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a Sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a Sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Fil 2:6-8).

Su exclusivo enfoque era glorificar al Padre Justo y lo expresó en Juan 17:3: “Esta es la vida eterna: que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he GLORIFICADO en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.”


LA OBRA COMISIONADA AL CRUCIFICADO CELESTIAL FUE SER EL SACRIFICIO SANTO, SUPREMO, SUBSTITUTO Y SATISFACTORIO POR NUESTROS PECADOS y lo hizo:


¡POR AMOR AL PECADOR INJUSTO!

El cáncer del cosmos, el pecado, contagió a toda la humanidad al pecar nuestro ancestro Adán, y no existe perdón de pecados sin derramamiento de sangre (1 Co 15.22; He 9:22). Un sacrificio santo, substituto, satisfactorio y santificador era necesario. Consecuentemente, Cristo por amor vino “para dar su vida en RESCATE por muchos” (Mr 10.45). “En quien tenemos REDENCIÓN por su sangre, EL PERDÓN DE PECADOS según las riquezas de su gracia” (Ef 1.7).

“Él [Cristo] es la propiciación [sacrificio santo, substituto, satisfactorio y santificador para salvación] por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Jn 2:2).

“En esto CONSISTE EL AMOR: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que ÉL NOS AMÓ a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1 Jn 4:10).

¿QUIÉN CLAVÓ A LA CRUZ AL CRUCIFICADO CELESTIAL?


¡¡¡EL AGRESOR FUE EL AMOR!!!

 

Publicaciones Perlas Preciosas
Por Maritza Edmiston - CBCE
No reproducir en audio o video
www.LasPerseveradoras.org